«

»

MANSIO ROMANA AQUIS ORIGINIS

El río Caldo riega un retazo de la Baja Limia, enmarcado en el parque del Xurés, lugar de agua, según la etimología. La abundancia de cantos rodados en los estratos hace deducir a los geólogos que posiblemente cientos de miles de años atrás el valle de Lobios fue una gran cuenca fluvial.

Restos del Hipocausto de Aquis Originis, la primera mansio de la Vía Nova en Galicia. Descubiertas en 1970

Restos del Hipocausto de Aquis Originis, la primera mansio de la Vía Nova en Galicia. Descubiertos en 1970

Varios manantiales, utilizados ya sin duda por los hombres primitivos propiciaron el establecimiento de la villa romana Aquis Originis, la tercera mansión de la Vía Nova desde Braga, y la primera en territorio gallego. Lobios fue un centro termal importante en tiempo de los romanos como demuestra el descubrimiento en 1990 de un hipocausto, sistema propio de los romanos para calentar los baños, consistente en tres cámaras subterráneas por donde circulaba el calor procedente de un horno.

Estas aguas son de débil mineralización, sulfurosas, alcalinas y ferruginosas. Brotan a una temperatura de entre 55º y 67º C y son especialmente recomendadas en casos de artrosis, osteoporosis, trastornos musculares, afecciones respiratorias, de piel y hepato-digestivas. Los habitantes de estas tierras siempre tuvieron en gran estima estas surgencias.

Existen algunos datos sobre la utilización de estos manantiales en la Edad Media. En el siglo XVI se construyó una casa de baños que funcionó hasta la primera mitad del siglo XX. Por estos años se produjo un declive general de los balnearios europeos y éste, como tantos otros, acabó cerrando sus puertas.

En la actualidad funciona la Vila Termal Lobios, puesta en marcha en el 2002 por la Fundación San Rosendo, integrada en la red de balnearios Caldaria. Consta de hotel y balneario con servicios de hidroterapia, rehabilitación, masajes, fangoterapia, estética y termarium, aparte de los que suelen ofertar los hoteles convencionales, como peluquería, salón para banquetes y restaurante. El balneario tiene forma circular, al estilo de las villas romanas.

El restaurante Obóbriga, sin dejar de lado la gastronomía típica gallega, ofrece al visitante exquisitos platos de cocina moderna.

El entorno del balneario es de gran belleza e idóneo para la práctica de todo tipo de deportes de naturaleza. Senderismo, escalada, rapel, barranquismo, rafting, canoa o piragüismo son algunas de las actividades que, dirigidas por personal especializado, nos invitan a practicar.