«

»

CASTROMAO, LA CAPITAL COELÓBRIGA

Siglos antes de la llegada de los romanos, los coelerni poblaban Castromao, el Castro Magus. La muralla exterior mide alrededor de quinientos metros y es de forma casi circular. En el interior se extiende lo que fue la parte habitada, una especie de anillo casi llano en algunas zonas. La cima del castro es completamente rocosa.

En las excavaciones se ha encontrado un vaso de cerámica con 63 denarios de plata y un áureo de Claudio acuñado en el siglo I d. de C., puntas de hierro, cuentas de collar de vidrio de colores, molinos, trisqueles, fragmentos de fíbulas y un brazalete en forma de serpiente.

En las excavaciones se ha encontrado un vaso de cerámica con 63 denarios de plata y un áureo de Claudio acuñado en el siglo I d. de C., puntas de hierro, cuentas de collar de vidrio de colores, molinos, trisqueles, fragmentos de fíbulas y un brazalete en forma de serpiente.

Las excavaciones llevadas a cabo por López Cuevillas, García Roldán y el equipo del Museo Arqueológico de Ourense pusieron al descubierto una serie de viviendas de planta circular, elíptica y rectangular. Aparte de los restos de las viviendas se han exhumado objetos de valor que han permitido avanzar en el estudio de la cultura castrexa, entre ellos un vaso de cerámica con 63 denarios de plata y un áureo de Claudio acuñado en el siglo I d. de C., puntas de hierro, varias cuentas de collar de vidrio de colores, alfileres de cobre, molinos, trisqueles, fragmentos de fíbulas y un brazalete en forma de serpiente. El hallazgo más importante es quizás una placa rectangular de bronce con marco moldurado en la que se recoge un pacto de hospitalidad entre el pueblo de los coelerni y un prefecto de la I cohorte de los celtíberos cuyo texto dice: “Siendo cónsules Gneo Julio Augurino y Gneo Trebio Sergiano, los coelerni de la Hispania Citerior y del convento de Braga, hicieron un pacto de hospitalidad con Gneo Antonio Aquilino Novaugustano, prefecto de la primera cohorte de los celtíberos con sus hijos y descendientes. Actuó como legado Publio Campano Gemino”. Esta tábula, a juzgar por el asa de bronce hallada en el mismo lugar, debió estar colgada en alguna de las dependencias públicas del castro. Gracias a esta tábula, conocida como la Tessera Hospitalis, se pudo situar la capital Coelióbriga en Castromao. La tábula se encuentra en el Museo Arqueológico de Ourense. Existe una réplica en la plaza de las Pitas en Celanova, muy cerca del Espolón. La villa escenifica todos los años en el mes de agosto el pacto de hospitalidad en una original fiesta en la que chicos y chicas vestidos de romanos y castrexos rememoran el acontecimiento.

En los días claros, desde el castro puede contemplarse la llanura de la Limia rodeada de montañas, y casi al pie del mismo, el pueblo de Vilanova dos Infantes con su torre medieval.

 

Castromao

Castromao