«

»

CASTILLO DE CASTRO CALDELAS

 

Desde la lejanía, la torre y los merlones del castillo destacan sobre los tejados de las casas de galerías blancas apiñadas a su pie. El topónimo castro nos indica su pasado como ciudadela castreña que debió jugar un importante papel en una tierra fronteriza y antigua encrucijada de caminos.web_castillo de castro caldelas

El castillo se cree que fue construido en el siglo XIV por la Corona, y como el resto de las fortalezas de Galicia fue escenario de continuas luchas. En 1371 fue tomado por las tropas de Enrique II por apoyar el señor de la fortaleza a su enemigo dinástico Pedro I el Cruel. Un siglo después fue destruido por los hermandinos. Más tarde, los Reyes Católicos decretaron orden de derribo que, afortunadamente, no se llevó a cabo. Durante la guerra de la Independencia Castro Caldelas sufrió los ataques de los franceses. En la contienda se perdieron muchas vidas y todos los archivos jurisdiccionales.

La fortaleza es de planta irregular, de acuerdo a la orografía del terreno y se conservan tres torres cuadrangulares completamente restauradas, el patio de armas y casi todos los muros de la muralla. En el muro norte se encuentra la puerta principal, con arco de medio punto con doble escudo de piedra de los Osorio y los Castro. A la derecha se yergue la torre del reloj, y al otro lado la torre del homenaje, de planta rectangular con tres pisos y ventanas de arcos rebajados. Sobre la puerta de uno de los torreones hay una controvertida inscripción en letra gótica que alude a los antepasados del castillo.

En el interior hay un museo etnográfico en el que podemos contemplar una colección de piezas encontradas durante las excavaciones, utensilios de carpintería, telares y aperos de labranza. Desde el año 1992 el castillo está a cargo del Ayuntamiento.

A un lado de la plaza se encuentra la iglesia-santuario de Los Remedios, de aspecto monumental con dos torres. Algunas fuentes sostienen que sustituyó a la capilla primitiva que se supone fue una ermita de camino con culto a Santiago apóstol.

Destaca además en Castro Caldelas su gastronomía. Sus jamones y chorizos son de los mejores de la provincia, según los paladares más exigentes. La bica mantecada y el licor café casero no pueden faltar en una mesa que se precie. Y si hablamos de vinos, el lugar de Celeirón tuvo siempre fama.

 

Localización:


Ver mapa más grande