«

»

BALNEARIO DE BERÁN

Las aguas brotan en un terreno pizarroso y granítico. Son claras y transparentes, de tacto suave y algo grasiento, con fuerte olor y sabor a azufre. Son tres manantiales de abundante caudal (300 litros por minuto).  Por su naturaleza son sulfurosas o hidrosullfurosas, termales unas y ferruginosas otras.

Piscina pública del balneario de Berán

Piscina pública del balneario de Berán

Tienen fama de ser de las mejores aguas del Ribeiro para tratar todo tipo de afecciones de piel, como eccemas, dermatosis, dermatitis atípica, acné, psoriasis y otras. También son eficaces en los trastornos reumáticos y en los problemas hepato-digestivos. Su aplicación es en baños y en bebida.

Los primeros datos de estos manantiales se refieren al siglo XVII. Entre las posesiones de la “Casa das Porterías” se hace alusión al topónimo “Baños”, según consta en los archivos. Taboada Leal cita estas aguas en 1877 y describe las instalaciones que existen en el momento, consistentes en un pilón para bañarse y unas casetas para cambiarse de ropa.

En 1925 los vecinos de Berán se reúnen y acuerdan solicitar la declaración de utilidad pública del balneario con el objeto de poder rentabilizar la única fuente de riqueza de la pequeña aldea del municipio de Leiro. El objetivo no se consigue hasta que en el año 1941 José Salgado López tramitó la declaración de utilidad pública y empiezó a explotar el balneario como si fuera de su propiedad. Años después los vecinos de Berán recuperaron la titularidad de las aguas.

Las instalaciones que funcionaban antes de la edificación del nuevo balneario, son de 1963, fecha en la que se construye un pequeño edificio anejo, con siete bañeras de mármol, ocho vestuarios, dos servicios y una piscina al aire libre. En el año 2000 se volvieron a realizar obras y se amplió el horario del balneario.

En la actualidad, se construyó un nuevo balneario al lado del anterior y se precintó el antiguo, pero los vecinos rompieron la cadena y continuaron utilizándolo porque como muy bien dicen: “los vecinos tienen derecho al disfrute gratuito de las aguas”. Hablamos de agosto de 2008, cuando aún no se habían inaugurado las nuevas instalaciones.

El balneario de Berán, como casi todos los ourensanos, está situado en un paraje de arboleda y viñedos.

El balneario de Berán está rodeado de arboleda y viñedos

El balneario de Berán está rodeado de arboleda y viñedos