«

»

BALNEARIO DE BAÑOS DE MOLGAS

Los romanos conocieron ya las propiedades de las aguas de Baños de Molgas y quizá de existencia se sabe ya desde mucho antes. Los hombres primitivos utilizaban las surgencias termales tanto para curar sus dolencias como para beneficiarse del calor que emanan. Las surgencias termales y el Imperio Romano siempre aparecen relacionados. A lo largo de las calzadas era costumbre construir “mansiones”, es decir, lugares de paso donde descansar. Los manantiales de Baños de Molgas tuvieron un gran prestigio durante la dominación romana y deben su nombre a Roma. “Balneos Mollicas”, significado de “baños suaves y sedantes” parece ser la etimología más aceptada.

Balneario de Baños de Molgas

Balneario de Baños de Molgas

Los Losejércitos de Décimo Junio Bruto que tantas historias fantásticas propiciaron en nuestra geografía parece que reposaron en este lugar después de haberse atrevido a cruzar el Río del Olvido. Leyendas aparte, lo cierto es que en el propio lugar de los manantiales y en sus proximidades han sido hallados varios vestigios que prueban el pasado romano del enclave: restos de estatuas y de pilas romanas, pero, sobre todo, dos alas de bronce espléndidamente labradas, que según los expertos debieron formar parte del águila-insignia de alguna legión romana destacada en la zona.

Las aguas de Molgas son bicarbonatadas sódicas, variedad silicatadas y surgen de tres yacimientos: Charca o Templado, brota a 28 º y está situado al lado del estribo del puente; Caliente, denominado así por salir sus aguas a 49º. El tercer manantial también brota a 49 º. Estas aguas son claras, transparentes y grasientas al tacto. Son ricas en azoe y se emplean en la sedación. Un tiempo después de beberlas se siente calor y un bienestar general. Pero la más importantes función es la que ejerce sobre la secreción urinaria y sobre la nutrición general del organismo por su poder de eliminador del ácido úrico y los uratos, y la referente a sus propiedades diuréticas en los cardíacos y en la esclerosis renal.

Piscina interior del balneario

Piscina interior del balneario

Los habitantes de Molgas siempre han tenido en mucha estima sus aguas; para disfrutar sus virtudes y para lavar la ropa. El antiguo lavadero común aún se puede contemplar hoy en el recinto del balneario. Asimismo existen datos que testifican el paso de reyes y distinguidos personajes por estas precarias instalaciones pues sólo se componían de piscinas, fuentes y aparato de duchas.

En 1873 Sanidad declaró las aguas de Baños de Molgas “Aguas de utilidad pública”. Es en esta época cuando se construye el nuevo edificio y empieza una etapa de esplendor para el balneario.

En la actualidad funciona a pleno rendimiento.